Archivo de la etiqueta: sorteos

Los cazasorteos en un blog

cazasorteos blog

Cuando empecé con mi blog, veía que otros compañeros con mayor trayectoria hacían sorteos en sus espacios. Colaboraciones con marcas en las que los acuerdos pueden ser de lo más diverso, pero una parte que nunca cambia es la de querer premiar a los lectores por estar ahí día a día, leyendo tus historias, colaborando con sus comentarios, ayudándote a difundir tus contenidos en las redes sociales. En mi caso particular, los sorteos me han servido como una forma infalible para darme a conocer entre un público potencial que no tenía conocimiento de mi existencia. Quienes te siguen lo comparten, como regalas algo otros se apuntan, y si lo que les cuentas cuando no hay premios de por medio les interesa, se quedarán contigo. Creo que es erróneo pensar que los grandes blogs han llegado a ese estatus porque los sorteos les han favorecido. Tú puedes suscribirte a un blog o seguir a alguien en una red social porque es lo más fácil del mundo, y porque pueden habértelo impuesto como requisito para concursar. Pero una vez resuelto el sorteo, hacer un unfollow es tan sencillo que tienes que trabajarte los temas de cada día para seguir fidelizando a los recién llegados. Los que te siguen desde el principio parece que son más fáciles de contentar, te han cogido aprecio, se han involucrado con tus vivencias y algo bueno deben haberte visto cuando no te han abandonado en mitad del trayecto. Pero a estos nuevos seguidores, que te pueden parecer meros cazasorteos, tienes que encandilarlos como lo hiciste con los otros la primera vez. Sin embargo, a pesar de todo esto ¡los cazasorteos existen! Y pueden querer aprovecharse de tus buenas intenciones para quedarse con lo que moralmente les corresponde a tus verdaderos seguidores.

1. ¿Qué es un cazasorteos? Pues como en cualquier otro ámbito que no sea el blogueril, un cazasorteos es un individuo que anda al acecho, y que sólo establece relación contigo y con tu comunidad cuando hay un premio de por medio. No va a leer tus posts, ni a interesarse por lo que cuentes, ni a darte bombo de forma habitual en las redes sociales, a menos que estés regalando algo. Vamos, un cazasorteos es un jeta y un aprovechado en toda regla.

2. ¿Cómo detectarlo? Si organizas sorteos en blogs de WordPress, es habitual que los cazasorteos participen muchas veces pero desde una misma dirección IP. Con varios nombres y cuentas de email diferentes, pero desde la comodidad de su mismo dispositivo. WordPress te permite conocer la IP desde la que te dejan los comentarios, por lo que si realizas una búsqueda poo número de IP los detectarás de forma rápida. En redes sociales la cosa puede ser más complicada, aunque una característica común es que sus perfiles suelen mostrar de forma pública un sorteo tras otro, sin ningún tipo de información personal. A veces puede llevar a error, porque podréis tener seguidores de verdad que mantengan la privacidad de su perfil y que sólo hagan pública su participación en los sorteos, porque las empresas y bloggers suelen exigirlo como requisito para optar al regalo. Pero seamos lógico, alguien que en un día se ha apuntado a 50 sorteos de temáticas de lo más dispar, o es un cazasorteos y se dedica sólo a esto, o tiene mucho tiempo libre.

3. ¿Dejarles participar o no? Pues allá cada cual. Los bloggers solemos ser muy sentidos con nuestra comunidad. Creamos un entorno muy familiar y claro, puestos a premiar a alguien, no nos hace gracia que llegue un oportunista a llevarse el regalo. Si queréis castigarlos del todo, debéis avisar en las bases del sorteo de que no contabilizaréis más de una participación por IP, por email, o por perfil en red social. Si tenéis dudas de si son realmente cazasorteos o gente de a pie y queréis darles una oportunidad como a los demás (a veces hay lectores que se despistan mucho y meten la pata con las condiciones) podéis contabilizar sólo una participación, pese a que una misma persona haya dejado 100. Pero todo debe quedar bien especificado en las bases, porque luego hay gente muy pejiguera con el tema de las condiciones y pueden haceros ver irregularidades que vosotros habíais pasado por alto.

4. ¿Te aportan algo los cazasorteos? Sí, la famosa visibilidad. Lo deseable no es que tus sorteos estén plagados de esta gente que se aprovecha de tus colaboraciones sin miramientos. Pero es cierto que ayudan a hacer bulto, que si cumplen con las condiciones aumentarán la difusión y el alcance de tu sorteo, y por lo tanto no hay mal que por bien no venga.

¿Cómo gestionáis la aparición de cazasorteos en vuestros concursos en el blog y en redes sociales? ¿Pensáis que cuantos más sorteos más seguidores podréis lograr de forma fácil y sin esfuerzo? Porque personalmente, la organización de un sorteo me da una pereza… ¡enorme! Aunque ¡todo sea por la felicidad de los lectores que ganan algo!

Sorteos en tu blog ¿ocio o negocio?

sorteos en blog

Seamos sinceros: en esta vida nadie hace nada por nadie si no espera recibir algo a cambio. Y menos aún por personas desconocidas. Cuando tuve mi primer blog, al leer a otros compañeros con una trayectoria más larga y ver que sorteaban productos espectaculares ¡creía que los compraban ellos para agradecer la confianza y fidelidad de su audiencia! Inocente que era una. A día de hoy, sé a ciencia cierta que hay blogs modestos, con una audiencia discreta y familiar, para quienes este sistema sigue estando vigente. Pero lo habitual es que si un blogger sortea algo, sea la marca que está promocionando la que corra con los gastos, tanto del producto como del envío al afortunado. No soy una persona especialmente desconfiada, pero hay que reconocer que en ocasiones el blogger queda a merced del buen o mal hacer de la marca. Si promocionas y le das bombo a un sorteo y a posteriori la marca no responde ¿qué hacer? ¿Cómo comportarnos? ¿Por cuánto nos puede salir la broma?

1. ¿Por qué organizan sorteos los bloggers? Principalmente para premiar a sus lectores y para captar a nuevos seguidores, además de obtener contraprestaciones económicas o en especie por la organización, difusión y resolución del mismo. Esto es así y quien diga lo contrario miente o se está metiendo en un berenjenal de cuidado sin conciencia de lo que implica. Nadie se mete en estos follones por amor al arte, sin obtener nada a cambio. Un sorteo puede llamar la atención de mucha o poca gente, pero casi siempre, con un poco de buena organización, los participantes compartirán en las redes sociales y alguien nuevo se pegará a nosotros y pasará a formar parte de nuestra audiencia.

2. Las condiciones para participar en un sorteo. Por muy grande que sea el premio, la gente no lee y además es vaga. Es mejor asumirlo desde el principio y simplificar la mecánica al máximo. Nadie se va a hacer seguidor en Twitter, en Facebook, en Instagram y Pinterest, se va a suscribir a la newsletter del blogger y de la marca y va a compartir el sorteo ni aunque él premio sea un apartamento en Torrevieja. Lo mejor es establecer condiciones sencillas y si es posible ¡voluntarias! Por ejemplo, Facebook ya prohibió hace un año la organización de sorteos para aumentar el número de seguidores en tu perfil de la red social, por lo que este requisito nunca debe ser obligatorio. Podemos sugerir que nos sigan, pero no obligar, ya que si Facebook lo descubre las sanciones pueden ser peligrosas (desde perder seguidores hasta el cierre de tu perfil). Pero a los bloggers les gusta vivir al līmite y esto se sigue exigiendo.

3. No salir del entorno en el que estamos. Si publicas el sorteo en el blog, podrías solicitar la difusión a través de una red social, pero sí lo estás promocionando en Facebook, no pongas como requisito que te sigan y compartan en Instagram. Hay que centrarse en cada espacio y pensar que además de incómodo para el, participante, no todo el mundo tiene perfiles en todas las redes sociales. Lo ideal sería hacer publicaciones específicas del sorteo en cada una de ellas, con requisitos propios para no marear al personal. Por ejemplo: si publicas el sorteo en Facebook, pide que te dejen un comentario allí, que compartan y que si se quieren hacer seguidores tuyo y de la marca por iniciativa propia… Pero nada más. Cuanto más complicado es el mecanismo, menos gente participa y menos rédito obtienen la marca y el blogger.

4. El ganador. Se puede elegir con plugings gratuitos y páginas de sorteos. Generalmente lo elige el blogger, y debemos asegurarnos de que cumpla con los requisitos que hayamos establecido como obligatorios en las bases. De lo contrario, no sólo estaríamos perjudicando al resto de participantes, sino que además hay lectores muy aficionados a buscar irregularidades en los sorteos, cuando ellos no han sido los ganadores, por lo que es mejor evitar este tipo de confrontaciones.

5. Si la marca no responde. Este es el mayor temor del blogger cuando organiza un sorteo. Y si no lo es, debería serlo. Si una vez elegido e informado al ganador la marca no procede con el envío del premio ¿qué hacer? Si el ganador es comprensivo, podremos demorar la entrega indefinidamente, hasta que la marca se digne a cumplir con lo acordado. Eso sí, como bloggers ya no volveremos a confiar en ella. Pero si pasan los días, las semanas y hasta los meses y nuestras peticiones siguen siendo ignoradas, el ganador puede perder su paciencia y reclamar su premio mediante cualquier vía. Si quieres mantener tu reputación como blogger serio, tendrás que lograr el artículo aunque debas correr con los gastos tú mismo. Si tienes un acuerdo firmado con la empresa previo a la organización del sorteo, o mails que demuestren el compromiso que había adquirido contigo, puedes iniciar acciones legales si el trastorno que te ha ocasionado la marca es realmente cuantioso. Por eso es necesario acordarlo todo de antemano y dejarlo bien atado.

Tampoco creo que haya que entrar en pánico y evitar los sorteos en blogs, porque a todos nos gustan, pero es necesario saber que detrás de lo que parece un acto muy sencillo existe una legalidad vigente que hay que cumplir. En alguna ocasión he conocido casos de compañeros en esta situación, que han tenido que abonar los premios de su bolsillo, después de meses de lucha e incluso de denuncia en las redes sociales como medida de presión para ser resarcidos. También malentendidos entre empresas que han dado al ganador el producto que le correspondía al blogger en compensación por su trabajo, porque defendían que solo habían ofrecido un producto para el sorteo pensando que el blogger lo organizaría gratis y sin recibir nada a cambio.

Como bloggers ¿alguna vez os habéis encontrado con este tipo de problemas al organizar un sorteo? ¿Cómo salisteis del bache?

Nadie es más que nadie: repost de @PlanetaMamy

Un día decides abrir un blog y en el depositas todo lo que sabes, tu ilusión y sobre todo muuuucho de tu tiempo libre… 


Empiezas dando pequeños pasos, intentado fijarte en “VIPbloggers”para aprender cómo funciona esto del “blogueo” y se te antoja muy muy lejano llegar a parecerte o incluso imposible si quiera destacar mínimamente en la blogosfera como ellas… pero los sueños son gratis y un día decides tomártelo en serio y currártelo a diario, a ver lo que pasa…

“San Google” se convierte en tu dios mas venerado porque le escribes “como hago…?” y va y te enseña… bueno, te enseñan todos esos “GEEKbloggers” que son unos soles y comparten gratis su know-how y encima bien explicado para los pobres “tech-less” que nos hacemos la picha un lío con el html, el CSS o los plugins… oye, pero al final si te aplicas va y eres capaz hasta de cambiar el diseño del blog, poner botones aquí o allá y hasta te queda un blog medianamente chulo! Gracias a todos los sabios…

Y otro día te enteras de que existe algo que llaman SEO y que es “supermegaimportante” para ser alguien en la blogosfera y dejar de ser esa ínfima partícula perdida por el espacio… y para que eso ocurra tienes que tener mas de 1000 seguidores en Facebook (sino no eres nadie), no sé cuantos mas en Twitter, que si “x” alcance en tus publicaciones, etc, etc… y te entra la ansiedad, los sudores y los “como narices consigo eso???”… porque claro, te has lanzado, así que vas a por todas!

Y ese día te enteras (gracias a “San Google”, quien si no) que lo que mejor funciona es hacer un sorteo! Te fijas de nuevo en las “VIPbloggers” y ves como se lo montan, pero es que a ellas las marcas las buscan, las miman, les dan regalos, les ofrecen cosas para probar y claro, tu también quieres! Si, tu, una pequeña “ORDINARYblogger” también quieres… aysss, alma de cántaro!

Pero como aun no eres nadie, no hay marca que te busque, que te regale, ni te dé a probar… y entonces sucumbes y pides, si, así de triste… PIDES!

“Querida marca… me gusta tu producto, me gustaría hablar de él en mi blog, te ofrezco difusión a cambio de que sortees algo en el post, pero así tendrás mas fans, prometo hacer reseña todos los días…” Lo de siempre, vamos… 

He leído como este tipo de mails repatean a las marcas sobre todo si eres una “ORDINARYblogger”, o sea, nadie… peeeero, curiosamente hasta ahora casi todas las marcas con las que contacté se sumaron al proyecto, ¿por qué será? He de decir que he sido muy selectiva con las marcas que he promocionado, que no “le pido de salir” a cualquiera, solo voy a hablar de lo que creo que es bueno y merece la pena ser compartido, incluso antes de que decidiera hacer post a cambio de sorteos… menos mal que no pido dinero, porque entonces ni me contestan! 

Y entonceeeees… llega el arma de doble filo, porque el win-win (ganas tu-gano yo) no siempre funciona y alguien pierde! Recapitulando:

1º) Gano seguidores pero muchos son “cazasorteos” que les importa tres pepinos quien eres y de lo que hablas.

2º) Me pego un curro con un post por el que no cobro un céntimo, porque los hago igual de currados que todos y a lo peor me acuesto casi a las 2 de la mañana editando fotos o poniendo botones y formularios.

3º) Me paso una o dos semanas (lo que dure el sorteo) haciendo reseñas del sorteo (y publi a la marca) y la marca no siempre hace lo mismo en sus redes (he de decir que he tenido marcas ejemplares en todo el proceso, saben quiénes son y se lo agradezco).

4º) Atiendo a seguidores y respondo a sus comentarios (y me encanta hacerlo!)

5º) Sufro “Síndrome de Estocolmo”, porque mi móvil me tiene secuestrada en una espiral de recuento de “me gustas” y pura adicción narcisista.

6º) Hago el sorteo y le toca a alguien que jamás he visto por el blog, ni por Facebook, ni por Twitter! Como aun soy una “ORDINARYblogger” tengo tiempo para revisar quien le ha dado al me gusta, quien ha dejado un comentario o quien ha compartido el sorteo… y cuando no hay sorteo también! Os cuido, os vigilo y os intento premiar con estas lisonjas, pero no siempre se lo lleva quien mas lo merece… no se lo lleva Marta, ni Ana, ni Anita, ni Carmen, ni Quel, ni Niñosenmochila, ni Chincha, ni Lupe, ni Violeta, ni Silvia P. que cada vez que entra en el Facebook le da “me gusta” a todo… si Silvia P., eres nueva por aquí pero me alegras el día! Gracias!

7º) Y finalmente… descenso de seguidores porque se han borrado los “cazasorteos”, la marca no cumplió todas sus promesas, la ganadora enfadada porque no le llegó su regalo a tiempo, el resto de participantes decepcionados porque no les tocó aunque sabían que se lo merecían por ser fieles… y yo agotada, triste y gritando: “NUNCA MAS”.


Ahora después de contaros todo esto decidme, ¿QUIEN PIERDE?Decidme si realmente merece la pena tanto sacrificio, tanto tiempo libre empleado, tanta decepción por un puñado de “me gusta”… y lo peor es que si te quejas a la marca sobre “esas partes del acuerdo que no cumplió” te eche en cara que tu también ganas porque te has llevado “me gustas” de sus followers, que te has beneficiado de su difusión (que en realidad podría haber sido más, porque no hizo todas las reseñas que acordamos), que da prioridad a los clientes de pago en vez de a la ganadora del sorteo porque puede ser una “cazasorteos” y  en cuanto tenga el regalo se borrará de sus followers y que para rematar te suelta: “A veces es mejor perder una fan que lo fue sólo por interés que una clienta que confía sus regalos en mi”.

Puedo comprender muchas cosas porque soy inteligente y tengo mucha empatía para ponerme en el lugar de los demás y “la pela es la pela”, no? Pero no se puede ni se debe dar tantas cosas por sentado, porque no me conoces, ni conoces a quien ganó el sorteo… 

Y después de todo esto ha habido un antes y un después… y estas son mis conclusiones:

Querida marca: nunca ganaré nada por muchos “me gusta” que vengan de ti, porque sigo siendo NADIE en este universo y eso no va a cambiar, al menos no por ahora y te aseguro que en mucho tiempo a no ser que este post se vuelva viral! Después de tu “supermegadifusión” gracias a tus “milesdefollowers” debería sentirme como “pagada” por mi trabajo, pero la verdad es que sigo siendo esa mamá que se levanta a las 6:45h de la mañana, trabaja fuera de casa, recoge niños del cole, los baña, hace cenas, pone lavadoras, se desmaquilla y ve ojeras, pero en vez de irse a dormir decide sentarse en una silla frente a un pc y hacer un post super chulo sin ganar nada, nada material como TU sí que consigues, no de la ganadora del sorteo (que para eso es un regalo) si no de toda esa gente que te ha descubierto gracias a mi (digo yo que un alcance de mas de 6000 personas va bien, no? algunas vendrán por tu parte, pero los míos, los amigos de los míos, los que buscan tu marca por San Google y leen mi post, etc… también cuentan!) y esa gente te hará pedidos, incluso la misma ganadora del sorteo porque el producto es bueno… pero las formas no. Y mira por donde, no soy nadie pero el post aparece ya en la primera pagina de San Google, fíjate tu! Si no soy NADIE…


Querido fan: perdona si mendigué “me gustas” o no te llevaste el sorteo cuando me eres realmente fiel, pero nunca te he engañado promocionando cosas que realmente no me gusten, ni te he vendido nada porque no he cobrado por ello, los premios siempre han sido para ti… A partir de ahora no sé si habrán mas sorteos, me da igual, dependerá mucho de la marca, de lo que me inspire y del compromiso de la misma… solo te prometo ofrecerte la misma calidad y entrega en cada post y mi mejor recompensasiempre será que te GUSTEN, que los COMPARTAS y sobre todo que te sean ÚTILES! Cada vez que vuelvas a dar al “me gusta” acuérdate que lo habré visto, habré sonreído y me habrás hecho volar… un poquito mas alto.



Ya sabes… #LAFAMACUESTA!

Este artículo ha sido reblogueado con el permiso de la autora y podéis encontrar el original en el blog “Planeta Mamy”