La gente no lee tus posts

gente no lee

Vaya sabor amargo para esta época prenavideña que os voy a dejar antes de irme de vacaciones blogueriles. ¿Qué es lo peor que le puede pasar a un blogger? ¿Que no lo lea ni el tato? ¿Que las marcas no se interesen por colaborar con él? ¿Que abriera un blog pensando en hacerse rico al instante y lleve ya 2 semanas, 2 posts y el dinero aún no haya llamado a su puerta? ¡No! Bueno, o sí. Todo dependerá de las pretensiones que tenga cada uno. Pero personalmente, creo que uno de los peores chascos que nos llevamos como bloggers, todos y cada uno de nosotros, desde el más grande hasta el más pequeños, se produce el día en que descubrimos que incluso los lectores que pasan por nuestro espacio y hasta dedican su tiempo a dejar su humilde comentario ¡no nos leen! La gente no lee tus posts. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Seguramente para el arrastre, porque tú tienes vocación de escritor, te trabajas tus textos, pones lo mejor de ti en cada uno de ellos y resulta que a la gente se la trae al pairo y sólo pasean sus ojos por el título, con suerte analizan en profundidad algún párrafo, o leen el último comentario que otra persona te ha dejado, para hacerse una idea acerca del tema y comentar en consecuencia. Y esto nos lleva a presenciar una serie de despropósitos la mar de curiosones.

1. Cuentas una desgracia personal y la gente te felicita. Cuando tu blog tiene un marcado carácter personal e intimista, la relación con tu audiencia se hace especialmente estrecha y sensible. La gente se atreve a compartir verdaderas desgracias vitales, momentos personales muy duros, y cuando obtienen a cambio un comentario en ese post tan especial en el que le dicen algo así como “Me encanta como escribes”, o “Te he dejado un premio. Pásate por mi blog”… En fin, hay que ser bastante corto de luces para elegir precisamente ese post y ese día para cubrirse de gloria como lector, o como compañero de tarea blogueril. Y esto pasa porque hay quien lee un título, se pasa a los comentarios y sólo quiere dejar su huella, sin importarle un bledo la hondura psicológica del texto o el drama que vive esa persona. Así te das cuentas de que quizás ese individuo nunca, jamás, te haya leído a conciencia.

2. Pones las bases de un sorteo y sólo una mínima parte de los participantes cumplen con todos los requisitos. Siendo menos traumático para un blogger que el caso anterior, puedes descubrir que la gente no lee tus post porque incluso cuando te esfuerzas en organizar un sorteo, con unas bases amplias, sencillas y bien especificadas, la gente se limita a escribir un comentario al pie de tu texto o en alguna red social, sólo para decir “participo”, o “el rojo” pasándose por el arco del triunfo el resto de la convocatoria. Si ni siquiera cuando tienen algo que llevarse como regalo se paran a leer 2 minutos ¿qué no harán cuando te leen gratis?

3. Leen el resumen en tus redes sociales y ya creen tener suficiente. Esto ocurre porque en ocasiones hay personas que te siguen en Facebook o a las muy malas ¡en Twitter! Que a mi la red del pollito me entusiasma, pero 140 caracteres son escasísimos para casi todo y además favorecen las malas interpretaciones, las polémicas y hasta los sacaderos de ojos. ¿Recordáis ya por qué Twitter es un patio de vecinos? Pues Facebook tampoco se queda atrás, y si la promoción de determinado post en tus redes sociales, no logra que los lectores pasen a leer la información completa, los malos entendidos estarán a la orden del día.

4. Te acusan de sostener una teoría que en realidad tú no compartes. Ocasionalmente, tus lectores no entienden tu tono, o no saben interpretar un titular con gancho para captar la atención. A veces hay ánimo de ser polémicos, pero en otros momentos simplemente quieres conducir ese tráfico hacia tu post y una vez allí dar las explicaciones pertinentes y posicionarte de forma quizás radicalmente opuesta a esa primera impresión que has dado. Como estratega te darán un 10, pero como polemista ¡un 11! Prepárate para las críticas de quienes no te leen a pies juntillas, se saltan tu argumentación y pasan directamente al bloque de comentarios para ponerte a caer de un burro.

5. Sólo quieren hacer bulto y buscar visibilidad. Algunas empresas son muy dadas a este chanchullo, de forma que analizan los buscadores en pos de cualquier texto relacionado con la temática que les interesa y sin importarle si se trata de un blog personal o directamente de la web de la competencia, utilizan el espacio reservado a los comentarios de los lectores para hablar de lo suyo y descaradamente, insertar un enlace hacia la web que quieren promocionar. ¡Ole y ole! Con un par bien puesto. Déjate tú de pedir colaboraciones oficiales al blogger y mucho menos de pagar por su espacio, seguramente porque no disponen de presupuesto para estas acciones, cuando te puedes colar de semejante manera por la puerta trasera. Ante esta muestra de falta de profesionalidad y exceso de cara dura, yo opto por dejar el comentario sin el link directo. Hace bulto como una persona normal, a veces la información es medianamente relevante y les jorobo el plan de marketing on line.

¿Habéis notado alguna vez que ni siquiera la gente que os comenta lee vuestros posts?

19 pensamientos en “La gente no lee tus posts

  1. srajumbo

    Jajajajaajajaj… Me suena, me suena. Yo he visto como un blog contaba una desgracia y otro blog le ponía algo así como : me encantas, como molas. O ver unos cuantos blogs y ves que ese blog ha dejado el mismo comentario en todos jaja.
    A mi me ha pasado alguna vez algo de eso, ya sabes… “Pasate por mi blog, besos.” que yo también aviso cuando doy premios, pero procuro además, leer el post y comentar al respecto. O que alguien te discuta algo porque cree que piensas lo contrario y no ha leído tu postura o cosas así. Que se le va a hacer, es ley de vida jeje.

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R.

      Teniendo en cuenta que nadie nos obliga a leer blogs ¿por qué pasarán estas cosas? Tampoco nos fuerzan a comentar y aún así a la gente le gusta dejar su huella aunque sea de mala manera. Si un post no te inspira ¡pasa página! Pero no dejes estos comentarios que desaniman al autor y no aportan nada a nadie.

      Me gusta

      Responder
  2. Mamá en Bulgaria

    Siempre hay comentarios de ese tipo que ponen en evidencia al que los escribe, pero por suerte son minoría. Al menos en mi caso, tengo unos lectores y unos comentaristas que no me los merezco.
    En cuanto al spam en los comentarios, yo lo hice un par de veces cuando acababa de empezar, sin tener ni idea de lo grosero que era. Todos empezamos siendo novatos, lo importante es estar dispuesto a aprender.

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      ¡Me alegro por ti! Todos dejamos a veces comentarios breves. Hay muchas personas que ya tienen complicidad con los autores y que con expresiones así como “Ya lo has dicho todo tú” o “Nada más que añadir” aportan su grano de arena efímero pero sin molestar. Quizás tampoco hayan leído el post, pero la confianza les permite jugar esta baza. Sin embargo, si esto mismo lo hace un lector no habitual y encima aprovecha tu espacio para su autobombo… En fin, puede ser muy nuevo y muy inocente pero también los hay con mucha jeta.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  3. zumodecereza

    Estoy completamente de acuerdo, debo decir que yo aun soy nueva en esto pero me decepciona el que siempre sea la misma gente la que le da a que le gustan mis posts y que es gente que ni me lee que sólo quieren que me pase por su blog, evidentemente sobra decir que yo no me paso, me la trae floja que no vuelvan a mi blog.
    Y en facebook más de lo mismo, gente que se abona a tu página pero que no la visita en su vida… Todo esto desanima bastante pero bueno, gajes del oficio, hay que pensar que aunque sea una minoría también existe gente como nosotros que se molesta en leer y ya no es eso, que además de todo disfruta leyendo lo que escribimos.

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Claro que sí. Esa es la forma correcta de pensar. Si llevas poco tiempo, es normal que aún notes poca interacción y quizás muchas visitas interesadas. También hay gente muy aficionada al yo te comento-tú me comentas y como te saltes un día uno de sus posts, se acabó por completo el interés en lo que tú escribías. Interés forzado, por otra parte. Y en las redes sociales es ta fácil dar un me gusta y no hacer nada más… Bueno, cada uno es libre de relacionarse con un blog como quiera, aunque no obtenga la aprobación del blogger.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  4. Crisnasa Blog

    Jajaja. Verdad verdadera. Yo misma ahora tengo prisa y sólo he leído los puntos que has resaltado en negrita. En lo de los concursos me hace mucha gracia. A veces ya has puesto hasta el nombre del ganador en el post del concurso y la gente sigue participando.

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      ¿Ves? Es un truco para que la gente que lee con prisas pueda participar en la conversación, pero si hubiera incluido una trampa al final del post ¡habrías caído! Lo de la gente que se apunta a sorteos que llevan años cerrados lo he vivido en mis carnes, y ahí los dejo, viviendo la ilusión eterna de que aún les pueda tocar algo.

      Me gusta

      Responder
  5. Celia Ramón Wyser

    Verdad verdadera. Y encima me declaro culpable en algunos casos. Que vamos muy ajetreados por la vida y sin tiempo para nada. Es más, a veces me pasa que leo a consciencia y como lo hago desde el móvil mientras voy en bus luego jo tengo tiempo de comentar. Me lo guardo en favoritos para más tarde y nunca más se supo. O escribo un comentario que es la Biblia en verso y luego la cosa se tuerce, se pierde, no se publica… Y escribo un segundo comentario, pero ya no es lo mismo 😦 Hicieron un experimento interesaste en Twitter. Efectivamente, la gente hace RT dr cualquier cosa por el hashtag o el titular pero no leen, si no no se explica tanto enlace roto o post basura muy recomendados. Lo que no aguanto es el “participo”. Debería excluir directamente de la promoción en cuestión. En fin, has vuelto a dar en el clavo. Gracias, Lucía 🙂

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Uy, lo de compartir en Twitter solo leyendo los 140 caracteres ¡es otra técnica que también la carga el,diablo! Y ahí creo,que hablemos aún más pecadores que comemtaristas tontos en los blogs. Y esos comentarios que desaparecen por problemas técnicos… Solo te diré que pasé una racha malísima en la que redactaba todos mis comemtarios en Word para después pegarlos en el navegador hartita estaba de perder grandes respuestas! Todos vamos con prisas, y hay temas que no nos interesan ni de lejos, pero como nadie nos obliga a comentar ¿por qué meteremos la pata de esta manera?

      Le gusta a 1 persona

      Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Yo antes iba persiguiendo a cada participante para que arreglara sus errores y se ciñera a las bases, pero de un tiempo a esta parte… ¡Que se espabilen por sí solos!

      Le gusta a 1 persona

      Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Pues creo que es mucho mejor tener poquitos comentarios que aporten información y experiencias de calidad, que una ristra enorme de cuatro palabras dorándote la píldora. ¡Me alegro de que te haya divertido mi colaboración!

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  6. La Hobbita

    Yo soy todavía una bloguer chiquitita y no me han pasado estas cosas (pero dame tiempo y dominaré el mundo). Eso si, lo he visto en muchos blogs que sigo. Lo peor es cuando un lector te das cuenta que se lee el post pero no ha entendido nada de qué va. Pasa mucho en páginas humorísticas. Ayer mismo, le pasó a Angel Sanchidrián, que escribe unas ‘sinopsis de cine’ para mear y no echar gota. Pues le salió un cultureta!!! Eso si, el cultureta ha dado para llenarle el FB de comentarios así que… hasta le ha venido bien. Por no hablar de la sección Aló! Comidista que se llena de trolls.

    Hablando de trolls: de esos si he tenido uno pero se fue rápido :p

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    Responder
  7. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡¡Buena reflexión, Lucía…!! Por cierto, que es la primera vez que te respondo por aquí… (Si sigues a este ritmo de expansión, entre tus blogs, tus colaboraciones… ¡Vas a conquistar el universo 2.0 tú solita, cielo! ¡Te vas a hacer omnipresente! Jajaja…)

    Mi blog sigue siendo muy modesto, así que los pocos que se pasan y comentan yo creo que sí que se leen lo que pongo. ¡Yo estoy encantadísimo con mis lectores/comentaristas! Pero vamos, que hay mucho de trabajo de fondo, para hacer llegar tráfico de comentarios a un blog. Y por otro lado, depende, efectivamente, del propósito del propio blog. Hay gente que no habilita los comentarios, directamente; los hay con mil y un requisitos para comentar, captchas y demás barreras, que te tiran para atrás, y mucha más gente que no responde nunca a lo que comentas, así que se te quitan las ganas de volver a dejar tu opinión, porque sabes que no vas a conseguir ese feedback que tanto nos gusta…

    Yo qué sé… Todo se aprende, y todo se mejora. Hay que perseverar, y los lectores/comentaristas terminarán llegando… Pienso.

    ¡Abrazo, hermosa…! 😉

    Me gusta

    Responder

Si te ha gustado, ¡COMENTA! Me encantará saber más sobre lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s