Archivo de la etiqueta: influencers

No digas que eres influencer si no… 

Imagino que habréis leído el excelente artículo de GenBeta (otra recomendación) sobre Los influencers: pasado, presente y futuro; del watchdog a los tuits de 45 mil euros Habréis alucinado con las cifras como yo (a pesar de saberlo) y os habréis dicho… “Definitivamente no soy influencer ni soy ná”… O os habéis sentido identificados, en cuyo caso una humilde servidora os pediría desde ya un autógrafo o una mísera colaboración 😉 El caso es que el artículo en cuestión es una cura de humildad porque queda claro que un influencer es tal si… Sigue leyendo

Censura en Instagram ¡Bye, bye curvy!

polémica hashtag curvy en Instagram

¡Qué noticia tan tonta! Hace unas semanas saltó la polémica porque en Instagram habían decidido censurar el uso del hashtag curvy, lo que en español viene a ser algo así como sinuoso o con curvas, y que es como los anglosajones se refieren a las mujeres que no son un insecto palo de pasarela, pero que como dirían nuestros abuelos ¡están lozanas y de buen ver! El motivo no es otro que el uso indebido que algunos usuarios estaban haciendo de #curvy, a saber, todo lo relacionado con la pornografía más directa, que no sólo con el erotismo insinuado. El hashtag se podía seguir usando para etiquetar fotos, pero si un usuario quería hacer búsquedas de contenido acerca de esta temática, no encontraría ninguna foto que mostrar. Y claro, el debate está servido ¿por qué las curvy son censurables y las delgadas que enseñan las tetas no? ¿Es más erótica una gorda que una top model? Apaga y vámonos, que resulta que lo que antes era un insulto y una dejadez de estilismo y de forma física ahora, gracias a la red social, se ha convertido en el más poderoso atrayente sexual. Como curvy declarada, no puedo estar más en contra de la decisión tomada por Instagram y estos son mis motivos.

1. Porno sin más. Si en tu casa tú llamas a tu marido gordito con fines erótico festivos, es cosa vuestra. Si lo etiquetas como gordito en Instagram, pasa a ser pornografía, porque resulta que hay muchas personas en el universo que ven muy tentadores esos kilos de más. Si tu marido es un hueso y le llamas esquelético en tu casa o en Inatagram, nadie pondrá el grito en el cielo. Los delgados tienen derecho a todo, incluso a hashtag propio. Pero más curioso aún es que se permitan etiquetas tan abiertamente eróticas como #pene #teta #culos #vaginas (estas últimas en plural, porque sólo está censurado el singular) y alégrese la vista o muérase de espanto según la sensibilidad de cada uno. Pero a una curvy es menester tenerla oculta en su casa y que no la vea nadie.

2. Palabras normales. Esto de censurar la palabra curvy, que a fin de cuentas en un vocablo de uso cotidiano en su lengua, sienta un precedente de riesgo, y es que cualquier léxico que por una moda pase a ser utilizado con connotaciones sexuales, es de suponer que correrá la misma suerte que este hashtag. Vamos, que si de pronto la palabra “rural” se populariza con otras acepciones, a ver cómo vamos a etiquetar nuestras escapadas al campo. Y esta limitación, hecha extensiva a lo largo del tiempo acabará por reducir el uso de hashtag a unas pocas cosas no polémicas, sin más. Esto empobrecerá mucho la enorme ventaja que ofrecen estas etiquetas en la red social.

3. Agravio comparativo a sus usuarios. Es tremendamente injusto que alguien se pueda calificar como rubia en Instagram pero no como regordeta. Más aún cuando hay profesionales para quien la etiqueta curvy es un verdadero distintivo de personalidad y carácter. Con buen tipo, pero sin llegar a estar escuálidas, artistas como Beyoncé o Rihanna son firmes defensoras de la moda curvy, sensibilizada con acercar la realidad de una belleza más natural y que rompe con los cánones de delgadez y la tiranía de las pasarelas. Y ojo, porque el resto de mortales curvy no tienen el tipazo espectacular de estas dos, pero es que la manga de lo curvy es muy ancha y da cabida a pesos muy diferentes. Ahora, una top model puede seguir etiquetando sus fotos en Instagram con todos los calificativos que le cuadren, pero una muchacha con carne sobre los huesos no tiene el mismo derecho.

4. Quien hizo la ley, hizo la trampa. Por mucho que nos duela la censura curvy, lo cierto es que Instagram es una empresa privada que hace y deshace sus políticas de uso como le da la ventolera. Lo mismo que ocurre en Facebook, cuando todos nos echamos las manos a la cabeza porque cierran la cuenta de una mamá que aparece dando el pecho, mientras hay millones de perfiles en los que se muestran pares de tetas sin una cabeza de bebé de por medio, y eso sí se considera adecuado y digno de la mayor red social. Por eso, en Instagram, durante le breve lapso de tiempo que duró la prohibició, no servía de nada utilizar el hashtag curvy, pero sí sus derivados #curvygirl #curvywomen #curvyfashion… vamos, que puedes etiquetar todo lo que quieras como curvy pero no poner la palabrita de marras a solas. Eso es indecente.

Yo aspiraba a que el responsable de la censura se repensara la jugada y volviera a poner la palabra curvy dentro de la circulación del panorama instagramero. Como de hecho ha acabado sucediendo.  Alguna vez se ha dado el caso e Instragram ha reculado después de que una medida similar haya liado tremendo revuelo. ¿Qué pensáis de este tema? ¿Os sentiríais discriminados si se os borraran imágenes o eliminaran cuentas de una red social sólo porque vuestra realidad no cuadra con los cánones de belleza establecidos, o con el mal uso que otras personas hacen de determinados vocablos?

veranear o no veranear con tu blog

El influencer, ¿descansa en verano?

En verano, ¿descansamos o no descansamos? Esa la cuestión. Del blog, nos referimos. O del canal Youtube. Es que con estas calores no puede uno pensar con propiedad. Sin contar con las dobles y triples vidas, las vacaciones propias, los trabajos, las vacaciones escolares de los que tenemos niños correteando por la casa sin parar…

Hay quienes como Ciudadano 2.0 (un blog altamente recomendable para todos los que os interesan los temas de blogging) se toman un mes y medio sabático desde mediados de junio hasta septiembre. Aunque descansar, descansar, no es que descansen mucho vista la previsiones de reformas, limpiezas de post, revisiones de textos y reblogs que tienen planteada. En ¿Qué hacer con tu blog durante el verano? recomiendan:  Sigue leyendo

cita Gaby Castellanos

Cómo detectar un falso influencer – repost de @gabycastellanos

Gaby Castellanos es una grande, una publicista que tiene ya los… Bueno, que los tiene pelados en esto de Intenert. Es una influencer en toda regla, con una comunidad de seguidores bien maja en su Twitter y un blog activo. Como dice en su propia presentación,  la revista americana Fast Company la considera una de las cincuenta personas más influyentes del mundo. Y resulta que ha escrito un post que debería ser de obligada lectura. Y como nos ha dado amablemente su permiso para rebloguearlo en TUBYSCU siempre que la citemos, aquí estamos, con este repost del artículo “Digital Influencers: el Fraude de la Influencia en Internet” publicado el pasado 28 de mayo en su web (ya la estáis siguiendo) si es que por uno de esos casuales te lo perdiste.  Sigue leyendo

Querido blogger: No quiero colaborar contigo

 

colaboración blogger marcaEn esto de las relaciones entre blogger y marcas en el mundo virtual, hay cuestiones que escaman a uno de los dos bandos cuando de hacer negocios se trata. Como blogger, reconozco que hasta hace muy poco tiempo no tuve la suficiente confianza en el potencial de mi blog, como para atreverme a dar el paso de ser yo quien contactase con empresas interesadas en mi sector para lograr algún tipo de acuerdo. Mi blog era un mero pasatiempo, una afición en la que daba rienda suelta a mi pasión por la escritura, a mis inquietudes personales en esta etapa de mi vida y sin ninguna pretensión más. Es cierto que cada día recibía más mails con propuestas para probar productos, acudir invitada a eventos, aceptar acuerdos promocionales o publicitarios, etc. Pero yo nunca moví un dedo para incrementar estos contactos. Simplemente me levantaba cada día, me dedicaba a la gestión de mis posts y mis redes sociales y me sentaba a esperar esos mails con propuestas de todo tipo a los que daba respuesta dependiendo del interés que me suscitasen. Cuando empiezas en esto del blogging no tienes ni idea de si el número de suscriptores que tienes es suficiente, si tus visitas y páginas vistas hacen bulto de verdad, ni si tu número de seguidores en redes sociales causan vergüenza ajena o asombro. Sólo sabes que escribes porque te gusta, de un tema que te apasiona y sin pensar acerca de si el contenido que generas es de calidad, sirve de ayuda a los demás o es sólo una vía de escape para vivir en paz contigo mismo, sin importarte lo que opine el resto de la humanidad.  Sigue leyendo

conoce a la marca

Conoce a la marca, tu relación irá mejor

Querida Influencer: No te desvelo ningún secreto si te digo que las cosas con cariño son mejores. Y que lo que hace el cariño es el roce. O por lo menos un poco de conocerse antes. Es que el aquí te pillo, aquí te mato, es un poco fuerte, la verdad. Y en temas “laborales”, ya ni te cuento.

Hace poco Madresfera publicaba un excelente artículo donde las marcas opinaban sobre su relación con influencers. No deja de ser como un manual de la buena seducción de la marca.

Y si le sumas la claridad meridiana de Annabel en “Sólo por ser blogger, no te mereces un regalo” que tanta polémica generó en Twitter, entederás mejor de qué te hablo.

Sigue leyendo

WALEWSKA soy bloggera no estupida

Soy bloguera, no estúpida: reblogueando a Walewska

Érase una vez el principio de este blog… Sí, hace poquito 😉 Y resulta que la gran Walewska se acercó a comentar en “3 errores de contacto con influencers”. Con su permiso reblogueamos su post, que aunque de hace ya un tiempo, sigue siendo de última actualidad. Y eso es lo que hace aún más importante refrescar la memoria de lo que en su día indignó a  la bloguera de “Mamis y bebés”, que a pesar del tiempo, y es de suponer, la experiencia, algunos de los errores cometidos, supongamos que por despiste o desconocimiento del medio blogueril, se siguen cometiendo.

Así que… #QueridaMarca… Parafraseando a Walwska…

¡Que menos que un “miénteme y dime que me quieres”!

Queridas marcas y queridas agencias que las representan: replantéense el modo en que se acercan a los blogueros. Podemos ser una gran ayuda para sus estrategias, siempre y cuando sepan tratarnos. Cuando tratan de utilizarnos de manera tan burda el efecto que logran es el contrario. Y si quieren llevarnos a la cama plantéense quien quieren ser.

Sigue leyendo