Archivo de la etiqueta: bloggers

con hacienda hemos topado copia

Informe sobre el estado de la blogosfera maternal

Hace pocas semanas, Madresfera, la enorme comunidad que aglomera a cantidad de blogs sobre maternidad, lanzó los resultados del II Estudio de la blogosfera maternal en español  (podéis descargar el pdf completo en este enlace) con datos de todo tipo: esperanzadores, desoladores, inspiradores… Me interesaba especialmente el tema, y la semana pasada acudí a la presentación del informe en Barcelona, de la mano de Mónica de la Fuente (fundadora de Madresfera) y de la agencia que lo ha llevado a cabo, Best Relations. Nunca llueve a gusto de todos, pero creo que el conocimiento siempre va a jugar a nuestro favor, por lo que saber el estado del sector blogueril en el que nos movemos algunos es la clave para que cada cual adopte las medidas necesarias, y decida si quiere profesionalizar su trabajo o seguir viviendo en la república independiente de su blog, sin importarles hacia dónde soplen los vientos. Como el informe ya está escrito, sólo quería ofrecer mi opinión, y pediros la vuestra, acerca de los puntos que más me han impactado (para bien y para mal). Sigue leyendo

La guerra de las bloggers

no competir motherofthelamb

Últimamente estoy aprendiendo muchísimo sobre marketing on-line, relaciones públicas, y sobretodo sociología. No me he apuntado a ningún máster ni curso. Leo todo lo que puedo, visito algunas webs (por ejemplo TUBYSCU) y observo y reflexiono sobre las distintas opiniones de la gente que sabe más que yo de estos temas.

Los blogs de maternidad y crianza pueden ser clasificados por antigüedad o por éxito, y también por el género de su autor.

De este modo tenemos:

Los blogs de padres: Son todavía un 5% de los blogs de esta temática pero entran pisando fuerte y muchos de ellos darán que hablar. Las marcas los ignoran todavía. (Gran error.) Y aparte de estos escasos especímenes, que no compiten entre ellos sino que se respetan, tenemos:

Las dinosaurias de los blogs:

Tienen blogs abiertos y activos desde hace cuatro años o más, todo el mundo las conoce pero ellas son humildes. Probablemente sepan mucho sobre estos temas, han trabajado con marcas y siguen de vez en cuando en contacto con algunas de ellas, pero son discretas.

Las VIP blogger:

Se  toman escribir en el blog como su profesión y trabajan todo el día en él.

Se sienten especiales, han llegado a buenas posiciones en los buscadores, las marcas se las rifan porque escriban sobre sus novedades y las invitan a todos los eventos que te puedas imaginar. Hasta les pagan el hotel y el transporte si hace falta. De entre ellas, algunas sufren del síndrome de la Diva. Consideran que las marcas sólo deben tratar con ellas, la jet set del mundo blogueril, y que las demás son amateurs, blogs de estar por casa, personales, que no tienen cabida en el mundo de la publicidad en internet.

Por último, el resto del mundo mundial maternal femenino, que enumeraré a lo «Chiquiliquatre»:

1) Las que siguen escribiendo blogs personalísimos. (Mujeres que pasan de convertir su blog personal en una plataforma publicitaria)

2) Las que están empezando a ver que pueden relacionarse con marcas y probar productos e incluso sortearlos entre sus lectores/as a cambio de su opinión. (Alternan posts personales con posts publi-informativos).

3) Las que ya han pasado de esa fase y están queriendo que la marca les pague por hablar de lo que antes hacían sin cobrar un euro.(Posts promocionados).

…porque señores y señoras:

¡Resulta que hay gente que paga por lo que tú puedas escribir!

resulta que pagan motherofthelamb

De repente se te cae la venda de los ojos y empiezas a meditar: quieres amortizar ese servidor que estás pagando, o esa plantilla premium que te ha costado un porrón pero que hace tu blog hermoso, o el dominio…si ganas 10€ con tu blog ya te sentirás contenta… o puede que tus ambiciones vayan más allá y empieces a preguntarte si las blogueras vip viven de sus blogs y si tú podrías hacerlo. De repente te imaginas trabajando en tu casa haciendo lo que tanto te gusta: escribir.

Muchas de estas madres blogueras, sin trabajo tras haber sido madres, (ya sabemos como premian muchas empresas en este país la maternidad), empiezan a ver su blog como la gallina de los huevos de oro…y quieren convertirse en blogueras VIP. ¡Sacarán su blog de las sombras y lo posicionarán!

Empiezan a competir con otras que son como ellas (blogueras del montón, las «del resto») y unas pocas, como manzanas podridas en un cesto, envidian si a una le invitaron a un evento y a ellas no. (No hay más que leer en Twitter los tuits públicos de muchas comadres, que destilan veneno por todos sus 140 caracteres). Da una pena penísima leer estas pullas, estos comentarios sarcásticos mencionando que unas son sus «sustitutas», o deseándoles lo peor de lo peor, pero por la espalda, que de cara son la simpatía personificada.

Algunas se sienten VIP siendo del montón, porque aunque tengan muchas visitas y notoriedad, el perfil de su blog no corresponde con lo que busca la marca, pero ellas ignoran ese detalle. Es el gato mirándose al espejo y sintiéndose león. Ahí están con la autoestima bien alta y también la barbilla…Otras, sin embargo,se sienten del montón, cuando sus blogs están abiertos a infinitas posibilidades y si supieran de qué son capaces, se comerían los puestos de las otras en los rankings de blogs. Son las paradojas de este mundo singular 2.0.

Las categorías de «blogs de primera división» y «blogs de segunda» se deben a que las marcas no tratan igual a unos y a otros. Los regalos u obsequios son de distinta categoría (pero hasta límites inauditos), a los primeros los pagan con dinero y a los otros en especies o pagan mucho menos, y a los grandes blogs jugadores les invitan a todo tipo de eventos mientras que los otros deben currarse su inclusión en las distintas bases de datos de los RRPP o CM (Community managers). Y si no sabías como funciona ésto ahora ya lo sabes.

MIS OPINIONES

Creo que Internet, como he leído la opinión ajena de alguien por ahí, es un gran pastel a repartir de donde todos podemos sacar un pedazo.

No creo que competir entre nosotras sea muy sano.

Creo que muchas blogueras VIP se lo han creído demasiado, se han crecido según crecían los suscriptores a sus blogs. Necesitan mucha humildad y poner los pies en el suelo, porque todo blog grande empezó siendo pequeño y no deberían olvidar sus orígenes, cuando eran bloggers principiantes.

Si yo fuera una marca miraría el lado humano del blog que va a intentar promocionarme. Estudiaría sus tuits, y si bien cierta dosis de competitividad es buena, si leyera en su TL tuits desdeñosos, altivos y/o despreciativos, hacia otros miembros de la comunidad me replantearían trabajar con ellos. También hay blogueras VIP en los primeros puestos que son humildes, que no se les ha subido a la cabeza y no compiten con otras, sino consigo mismas. ¡Un hurra por ellas!

tipos influencers motherofthelamb

Si yo fuera una marca apostaría por los blogs de paternidad, y dentro ya de los blogs de maternidad, por aquellas VIP blogger (no nos engañemos, son las cifras de seguidores y visitas únicas en un blog lo que genera publicidad, que llega a más hogares y más ganancias) que fuesen majas, y por último, pero no menos importante, por las «blogueras del montón» o resto de blogs de clase 2 y de clase 3

Las de clase 2) te lo harán a cambio de un producto (¡que no gratis!)

A las de clase 3) les ilusionará cobrar por primera vez (o las primeras veces) y te pedirán menos dinero por un post que encima seguramente será personalizado y mucho más trabajado que el de una profesional que vive de su blog, que muchas veces sólo copia y pega notas de prensa. (O no, pero muchas veces esa es la sensación que da).

TU OPINIÓN

Y tú, ¿Qué opinas? ¿Solamente los grandes blogs deberían ser plataformas para la publicidad o tanto los blogs grandes como los pequeños tienen cabida en este reparto del pastel?

Querido blogger: No quiero colaborar contigo

 

colaboración blogger marcaEn esto de las relaciones entre blogger y marcas en el mundo virtual, hay cuestiones que escaman a uno de los dos bandos cuando de hacer negocios se trata. Como blogger, reconozco que hasta hace muy poco tiempo no tuve la suficiente confianza en el potencial de mi blog, como para atreverme a dar el paso de ser yo quien contactase con empresas interesadas en mi sector para lograr algún tipo de acuerdo. Mi blog era un mero pasatiempo, una afición en la que daba rienda suelta a mi pasión por la escritura, a mis inquietudes personales en esta etapa de mi vida y sin ninguna pretensión más. Es cierto que cada día recibía más mails con propuestas para probar productos, acudir invitada a eventos, aceptar acuerdos promocionales o publicitarios, etc. Pero yo nunca moví un dedo para incrementar estos contactos. Simplemente me levantaba cada día, me dedicaba a la gestión de mis posts y mis redes sociales y me sentaba a esperar esos mails con propuestas de todo tipo a los que daba respuesta dependiendo del interés que me suscitasen. Cuando empiezas en esto del blogging no tienes ni idea de si el número de suscriptores que tienes es suficiente, si tus visitas y páginas vistas hacen bulto de verdad, ni si tu número de seguidores en redes sociales causan vergüenza ajena o asombro. Sólo sabes que escribes porque te gusta, de un tema que te apasiona y sin pensar acerca de si el contenido que generas es de calidad, sirve de ayuda a los demás o es sólo una vía de escape para vivir en paz contigo mismo, sin importarte lo que opine el resto de la humanidad.  Sigue leyendo

pago en especies

Querido blogger: Te pago en especie

Como está resultando que los bloggers somos un colectivo dado a la sublevación fácil (#ConMuchoLove), empezaré diciendo que cada uno en su blog haga lo que quiera y gestione la comunicación con las marcas como buenamente pueda. Pero si os interesa conocer algunas experiencias de otros compañeros que han tropezado en tremendos pedruscos antes que vosotros ¡TUBYSCU es vuestro sitio! Hace unas semanas os hablaba de como en mis inicios me vendí por una crema, o lo que en lenguaje más técnico viene a ser un pago en especie. Cobrar en especie es una práctica muy habitual en el mundo del blogging, y muy respetable siempre que el blogger, la marca (y Hacienda) estén de acuerdo y ambos salgan felices estableciendo esta forma de colaboración. Cuando aún has colaborado pocas veces, casi todo lo que te ofrecen las marcas de tu sector suele ser bien recibido. Eres blogger de una temática que te apasiona, y ya pruebas por ti mismo cantidad de cosas acerca de las que escribes después, con lo cual, si ahora puedes probarlas “gratis” (“sólo” a cambio de tu tiempo y del espacio que les cedes en tu blog) no ves más que ventajas en estos ofrecimientos. Yo también he pasado por esta fase, me he ahorrado cantidad de compras que necesitaba y me he permitido disfrutar de artefactos que de otra forma nunca hubiera conocido (que no está la economía para florituras y antojos). La marca feliz por dar a conocer su producto; mi blog feliz por tener contenido novedoso e interesante para mi público objetivo; yo feliz por tener la oportunidad de probar tantísimas cosas; y mi cuenta bancaria sin alterarse pero también feliz. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, empiezo a comprender a los bloggers que no aceptan el pago en especie como forma de financiar sus servicios.  Sigue leyendo

Querida Bloguera - Annabel VB

Solo por ser Blogger, no te mereces un regalo

Sí, soy blogger. Sí, yo también he pedido y Sí, yo también me he muerto de envidia cuando he visto marcazas y marquitas regalando sus productos en instagrams ajenos. Las cosas claras.

Y ahora además de ser blogger me pongo a coser mis cositas, me abro mi tiendecita web y empiezo a enseñar mis productos, y mira tú, no dejan de llegarme ofertas…

Pero, lo primero que hay que tener claro: Por ser bloguera no te mereces un regalo. Eso va así.  Sigue leyendo

WALEWSKA soy bloggera no estupida

Soy bloguera, no estúpida: reblogueando a Walewska

Érase una vez el principio de este blog… Sí, hace poquito 😉 Y resulta que la gran Walewska se acercó a comentar en «3 errores de contacto con influencers». Con su permiso reblogueamos su post, que aunque de hace ya un tiempo, sigue siendo de última actualidad. Y eso es lo que hace aún más importante refrescar la memoria de lo que en su día indignó a  la bloguera de «Mamis y bebés», que a pesar del tiempo, y es de suponer, la experiencia, algunos de los errores cometidos, supongamos que por despiste o desconocimiento del medio blogueril, se siguen cometiendo.

Así que… #QueridaMarca… Parafraseando a Walwska…

¡Que menos que un “miénteme y dime que me quieres”!

Queridas marcas y queridas agencias que las representan: replantéense el modo en que se acercan a los blogueros. Podemos ser una gran ayuda para sus estrategias, siempre y cuando sepan tratarnos. Cuando tratan de utilizarnos de manera tan burda el efecto que logran es el contrario. Y si quieren llevarnos a la cama plantéense quien quieren ser.

Sigue leyendo

¿Cómo hacer un blogtrip? Marcas que conquistan a bloggers

Día de elogio a las marcas, sin desmerecer a los influencers. Pero ya sabéis que en TUBYSCU vamos a estar a las duras y a las maduras. Unos días halagaremos el orgullo de los blogger y otro día el de las marcas. ¡Que en todos lados merecen elogios y críticas! Cada uno juega un papel muy importante en esta parcela del mundo 2.0 y una forma excelente de generar un vínculo profundo y duradero entre ambas partes es la de compartir experiencias en eventos conjuntos. Y el rey de la convivencia entre bloggers y empresas es el blogtrip. Un blogtrip es una escapada organizada por una marca, en la que la firma corre con todos los gastos de organización y gestión del evento, invitando a un grupo de bloggers relevantes y bien seleccionados del sector en el que quiera crearse una imagen impecable y expandir la fama de su nombre. Puestos a encomiar a marcas, hoy os hablaré del blogtrip que Puleva organizó a finales de 2014 para reunir a madres bloggers a quienes mostrarles sus avances en materia de alimentación infantil. Pude acudir personalmente a esta cita y tras compararla con otro tipo de eventos, os aseguro que la organización fue de excelente. Así es que si sois representantes de una marca y tenéis en mente la organización de un blogtrip con expertos de vuestro ramo, os dejo algunos consejos a tener en cuenta.

cómo hacer un blogtrip

Que el influencer sólo se preocupe de su maleta y la marca de todo lo demás en un blogtrip

1. Un blogtrip es un viaje de trabajo. No es un fin de semana gratis ni un pasatiempo para un blogger. Por mucho que prometamos diversión y fiestas locas, los bloggers irán a aprender lo que quieres transmitir acerca de tu marca (valores, organización, desarrollo, tecnología, innovación, etc.). Y como el viaje de trabajo que es, la marca organizadora deberá asumir todos los costes que se deriven de la organización: transporte, traslados, hoteles, dietas, visitas guiadas, lo que sea. El blogger no deberá echar mano de su cartera mientras dure el blogtrip. Siempre siendo razonables. Si algún asistente tiene vicios ocultos, que se los pague él mismo, pero lo básico para pasar una estancia confortable debe ser costeado por la organización. Sigue leyendo

bloggers vendidas por cremas

Yo, blogger, me vendí por una crema

La creación de “Tengo un blog y sé cómo usarlo” ha venido a llenar un vacío existencial en mi vida como mamá blogger. Hace más de 2 años que regento un blog de maternidad de éxito. Esto lo dicen las estadísticas y los entendidos en SEO, marketing on line y demás zarandajas, porque yo sigo viviendo para escribir, que es lo que me gusta. Hoy no vengo a hablar de mis blogs (tengo otro de viajes familiares), ni de mi libro del embarazo, ni de nada relativo a ellos, sino que de forma paralela pero totalmente diferenciada, quiero colaborar en este espacio para dar mi visión personal, como periodista y como blogger, acerca de la relación entre bloggers-influencers-gente-que-se-lo-cree-pero-no-lo-es y nuestras queridas/odiadas marcas. Para situaros un poco os diré que yo abrí un blog personal cuando buscaba quedarme embarazada, sin ningún tipo de pretensiones, ni ninguna idea acerca del posicionamiento en buscadores, ni de las relaciones entre bloggers ni marcas, y sin saber que se convertiría en una golosina para el sector infantil, de puericultura y demás trastos para bebés y mamás. Actualmente, vivo feliz y encantada de cómo ha evolucionado mi proyecto blogueril, hasta el punto de haberlo podido monetizar y conseguir ingresos reales para alimentar a mi familia. Pero en estos dos años he vivido historias para mear y no echar gota por parte de ambos bandos. Bloggers locas por lograr aunque sea un chupete gratis y que acosan a las marcas a través de todos los medios virtuales disponibles, y marcas carroñeras que tratan de hincar el diente en la visibilidad de algunos blogs cuyos autores no son conscientes de su potencial. Sigue leyendo

Repost Planeando Ser Padres anuncio TYBYSCU

Un anuncio de altura: colaboraciones en TUBYSCU

¡Qué felicidad! Qué alegría, qué jolgorio… Y no es broma ni ironía fina, sino verdad de la buena. Atentos todos porque se avecinan colaboraciones en TUBYSCU (y si tú que nos lees ahora quieres, también puedes, faltaría más). Pero mejor que contároslo yo, dejad que simplemente copie las palabras textuales del anuncio de Lucía, la bloguera de «Planeando ser Padres» y una compañera periodista que tiene mucho que comentar sobre sus experencias en el mundo blogger y las relaciones con empresas, marcas, emprendedores y otras relaciones en dospuntocerolandiaY no me enrollo más, aquí tenéis la entrada original 😉 Sigue leyendo

Bloggers and Family

El BAF o de eventos kids friendly

Se acerca, se siente, el BAF está presente… Y aprovecho este post no sólo para anunciarlo a bombo y platillo si no para que sirva de ejemplo de qué debería o no hacerse y pensarse antes de organizar un evento para determinado público como los Influencers, o en este caso, la blogosfera materna (y paterna, que haberla, hayla). 

Ah, queridas blogueras, tuiteras, facebookeras, instagramers y demás «eras» de pro… Dospuntocerolandia es muy bonito pero algún día hay que desvirtualizarse y poner una cara real a ese avatar con el que vamos conversando en las redes sociales. Sigue leyendo