Querido blogger: No quiero colaborar contigo

 

colaboración blogger marcaEn esto de las relaciones entre blogger y marcas en el mundo virtual, hay cuestiones que escaman a uno de los dos bandos cuando de hacer negocios se trata. Como blogger, reconozco que hasta hace muy poco tiempo no tuve la suficiente confianza en el potencial de mi blog, como para atreverme a dar el paso de ser yo quien contactase con empresas interesadas en mi sector para lograr algún tipo de acuerdo. Mi blog era un mero pasatiempo, una afición en la que daba rienda suelta a mi pasión por la escritura, a mis inquietudes personales en esta etapa de mi vida y sin ninguna pretensión más. Es cierto que cada día recibía más mails con propuestas para probar productos, acudir invitada a eventos, aceptar acuerdos promocionales o publicitarios, etc. Pero yo nunca moví un dedo para incrementar estos contactos. Simplemente me levantaba cada día, me dedicaba a la gestión de mis posts y mis redes sociales y me sentaba a esperar esos mails con propuestas de todo tipo a los que daba respuesta dependiendo del interés que me suscitasen. Cuando empiezas en esto del blogging no tienes ni idea de si el número de suscriptores que tienes es suficiente, si tus visitas y páginas vistas hacen bulto de verdad, ni si tu número de seguidores en redes sociales causan vergüenza ajena o asombro. Sólo sabes que escribes porque te gusta, de un tema que te apasiona y sin pensar acerca de si el contenido que generas es de calidad, sirve de ayuda a los demás o es sólo una vía de escape para vivir en paz contigo mismo, sin importarte lo que opine el resto de la humanidad. 

Tras algunos eventos divulgativos dedicados al marketing on line, lecturas sobre blogging y charlas de lo más jugosas con bloggers mucho mayores que yo, acabé por darme cuenta de que había estado perdiendo el tiempo con anterioridad, porque mis cifras ya podrían considerarse lo suficientemente atractivas como para ser yo quien acudiese a llamar a las puertas de las marcas y proponerles colaboraciones, sin miedo a que se riesen de mí, a que ignorasen mis peticiones o a que me pusieran en una lista negra de bloggers que sólo por serlo no se merecen un regalo. No es que haya pasado de un extremo al otro en pocos días, y sólo he llevado a cabo intercambios de servicios con empresas en cuyo producto estaba realmente interesada en probar, pero me ha servido para curtirme al recibir mis primeras negativas. La inmensa mayoría han aceptado gustosos la propuesta, pero hasta este momento era yo la única que había dado un no por respuesta cuando la colaboración no me había parecido interesante y no sabía lo que era sentirse en el otro lado, en el de los rechazados. De todo se aprende, y sin ir más lejos este es parte del conocimiento que he adquirido en estos últimos meses.

1. Soy marca y no quiero colaborar contigo. Realmente hay empresas que no tienen el más mínimo interés en aparecer mencionadas en blogs de su temática. Y es una decisión muy respetable. Cada marca decide los canales a través de los cuales quiere hacer llegar la información de sus productos hasta su público objetivo. Los blogs, si están bien segmentados y tratan nichos concretos y especializados, pueden ser un muy buen canal para alcanzar a tus posible compradores a un coste casi de risa. Pero aún así, si la empresa dice no, es que no. Igual que cuando la negación proviene del blogger.

2. Soy marca y doy la callada por respuesta. También puede pasar, sobre todo si tu contacto no es el de la persona concreta que se dedica a gestionar las relaciones con los bloggers. Si contactas a través de un mail para el público general, el muro de Fcebook o un mensaje en Twitter, sobre todo si te estás dirigiendo a una gran empresa, es muy probable que tu escrito quede ahí perdido, que nunca llegue a un destinatario eficaz y que esa respuesta no se produzca. Y seamos sinceros: las empresas ya empiezan a estar cansadas del acoso de los bloggers pedigüeños y no quieren invertir ni tiempo ni esfuerzos en buscar según qué excusas. Si eres tratado como uno más, acéptalo, no sufras y pasa página.

3. Soy marca y en estos momentos no estoy interesada en colaborar. Los departamentos de comunicación y marketing cierran presupuestos y diseñan acciones para llevar a cabo con bloggers según un calendario concreto. Por eso, es posible que hayas visto a bloggers de tu sector hablando sobre un producto X y cuando tú decides dar el paso y proponer la colaboración, la empresa puede darte una respuesta del tipo “en estos momentos no tenemos previsto hacer colaboraciones como las que nos propones, pero gracias por hacernos llegar tus datos y te mantendremos informado para futuras campañas”. Y la mayoría de veces no será una excusa, sino una gran verdad, así es que no te lo tomes a mal. Si en un futuro ves que en tu sector se vuelve a hablar de esta marca y a ti no te han avisado de nada, ya sabes que hay algún motivo por el que sigues sin interesarle. No se pude agradar a todo el mundo, así es que pasa página y pon tu punto de mira sobre otro objetivo.

4. Soy blogger y acepto tu negativa. No pasa nada por no lograr un acuerdo en el primer intento. Siempre y cuando seamos conscientes de nuestras posibilidades y no estemos intentando coronar la cima del Everest sin haber sentado primero el campamento base, con un blog bien construido, de interés y con cierto recorrido. No debemos avergonzarnos de ser nosotros quienes que demos el primer paso para colaborar. Si no logramos nuestro objetivo, podemos plantearnis si estamos haciendo algo mal (canal de contacto, forma de expresarnos, poca claridad en la propuesta, aspiraciones demasiado elevadas, datos poco relevantes, etc.) y mejorar para la próxima vez. Al menos, habremos logrado que tengan nuestros datos, que sepan que existimos y puede que en un futuro sean ellos quienes quiera colaborar.

5. Soy blogger, no acepto tu negativa y mi resentimiento hacia ti se hará público. Obviamente, esta es la forma de actuar y queda desaconsejada por completo. Pero hay bloggers muy irascibles, que movidos por el culo veo, culo quiero, se ofuscan, no aceptan la negativa por parte de la marca y emprenden una batalla en su blog y redes sociales, arremetiendo contra la empresa, gritando a los cuatro vientos lo mala gente que son por no aceptar su trato y cerrando una puerta con esa marca para siempre. Y lo que es peor, también con otras. Porque nadie se fiará de semejante temperamento y falta de tacto. Si embisten una vez contra alguien por no llega a un acuerdo que satisfaga a ambas partes ¿qué no serán capaces de hacer ante un disgusto mayor?

¿Cuál ha sido vuestra experiencia en este terreno? ¿Os habéis empoderado y contactado alguna vez con alguna marca? ¿Cómo resultó la toma de contacto?

21 pensamientos en “Querido blogger: No quiero colaborar contigo

  1. Ocigueña

    Mi experiencia, es que por motivo de mi primer aniversario, contacte con diversas marcas orientadas al bienestar y cuidado personal. No veía coherente pedir que colaboraran conmigo marcas dirigidas a mujeres ya embarazadas o con bebes.
    Siempre he sido consciente de que mi blog está limitado a “mujeres que buscan un embarazo y este no llega”, eso imagino, o quiero imaginar que echo para atrás a la mayor parte de empresas que contacte. O que mi blog aun es “muy pequeñín” para ellos. Finalmente una acepto.
    Me veo muy del punto cuatro, no me avergüenzo de haber dado el primer paso y acepte cada negativa (estaba preparada para eso). Incluso algunas ni me respondieron, pero no pasa nada, “las primeras veces” no siempre son maravillosas.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      El target al que te diriges es muy importante, como también el tipo de marcas que te gustan o que crees que cuadran con el perfil de tu blog. Si tienes tan claro lo delimitado temáticamente que está tu espacio ¡es una suerte! Será un nicho muy concreto y si eres constante con el tiempo te habrás especializado mucho y será un lugar de referencia. Las marcas pueden huir por muchos motivos: porque no quieran estar vinculadas con ciertos temas, porque tu posicionamiento no sea bueno, porque lleves poco tiempo como blogger, porque no contemplan acciones promocionales de este tipo, porque no disponen de presupuesto… la lista puede ser infinita.

      Si realmente crees que apuntaste en la buena dirección, que no pedías nada descabellado, y aún así tu propuesta no fue de interés ¡claro que no hay que sentir vergüenza! Y te sirve de background para futuros contactos.

      Le gusta a 2 personas

      Responder
  2. Avilis Elechim

    Buenísimo, Lucia. Lo más curioso es que aquí nadie comenta jajajaja y, que nos has pillado.
    Nos cuesta mucho aceptar una negativa o el silencio, y nos damos el lujo de exigir una colaboración. Eso es MAL XD:
    Muy chulo el artículo, olé!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      ¡Jajaja! Es que hay que estar a las duras y a las maduras. Creo que no pasa nada por intentar buscar nuestras propias colaboraciones, sin esperar siempre a verlas venir y poder elegir sólo entre las marcas que se acercan a nosotros. Pero un no es un no. Y no debemos tomarlo como una ofensa grave, ni como un insulto (aunque nos duela el corazoncito). ¡Muchas gracias por comentar!

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  3. Cuestión de madres

    Noe si se ha puesto en contacto con marcas y empresas y se que muchas nos han dicho que no.. pues nada, otra vez será. Yo entiendo su negativa y que somos blog pequeño y que cada uno puede hacer con lo suyo lo que quiera…

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      No pasa nada por establecer el contacto, pero como dices, hay que ser comprensivos. Las empresas no se han creado para mantener a los bloggers, tienen derecho a seleccionar todo lo que quieran, igual que como bloggers vosotras también podéis decidir con qué marcas colaboráis y con cuáles no. No se puede obligar, ni amenazar, a ninguna de las partes.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  4. mamaenbulgaria

    Yo muy pocas veces he pedido nada a ninguna marca, pero una vez una marca me rechazó, ¿y sabes con qué argumento? que sólo tenía ciento y pico seguidores. Aluciné, porque sólo se habían fijado en el gadget de seguidores de mi barra lateral, en la que están quienes me siguen con cuenta de Blogger. No en las visitas mensuales, ni en los seguidores en redes sociales, todo eso les daba igual. Me sentó mal porque hay que ser tonto, pero no inicié campaña de desprestigio, simplemente preparé el post pero sin mencionar para nada a la marca, ala, por idiotas.
    Pero en general las pocas veces que me he decidido a contactar con alguna empresa han sido muy amables. Como decíais en otro post, si se contacta con educación y se responde con educación, yo creo que no hay problema si la otra parte dice que no.

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Esa es la clave, ser educado y estar abierto a todas las posibilidades. Obtener una negativa que nos duela es más frecuente de lo que pensamos. Por otra parte, yo también me he encontrado casos de marcas, que siendo ellas quienes me han contactado, luego no han querido finalizar el acuerdo porque según su punto de vista tenía pocos seguidores en la red social que les interesaba específicamente. Digo como tú ¿no lo podían haber mirado antes? Fueron ellos quienes dieron el primer paso. Hay muchas empresas algo perdidas en este sector promocional, y otras que tienen muy claro qué parámetros son los que valoran, y puede que no se correspondan con los más potenciados en nuestro blog.

      Me gusta

      Responder
  5. yaiza

    Muy interesante el post
    Yo como ni llego a nada pies tampoco contacto con nadie…solo me autoinvito a alguna suerte si cae de segundas 😉 pero si me dicen que no pues lo entiendo perfectamente.

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Pues eso de autoinvitarse también puede abrirte puertas. Vas a eventos, haces contactos, conoces a gente, que luego puedes rentabilizar en un futuro. No todo es cobrar.

      Me gusta

      Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      ¿De verdad? Pues tú llevas ya una trayectoria larga como blogger. Y además eres muy seria. Seguro que más de una estaría interesada en colaborar contigo. Sí, Madresfera creo que hizo muy bien en plasmar esa realidad para desalentar a los bloggers pedigüeños e inculcar mejores prácticas entre los demás.

      Me gusta

      Responder
  6. Celia Ramón Wyser

    Como siempre, bien post, Lucía, que TUBYSCU también es para temas serios. Se me ocurre leyendo el comentario de Mamá en Bulgaria que a veces nos boicoteamos los bloguers mismos. Primero por no dar los datos que interesan a la marca al contactar (volumen de nuestra comunidad, características, visitas…) y otra por poner gadgets que quizá no nos favorecen como los seguidores de blogger (sólo) o el contador de visitas (que además es horroroso y está muy out). Deberíamos revisar lo que envíanos y lo que mostramos 😉

    Le gusta a 1 persona

    Responder
      1. Lucía T.R. Autor de la entrada

        Yo lo quité al migrar porque además las estadísticas que ofrecen son muy relativas y dependiente del contador que uses podrías estar entrando tú misma todo el día para que aumentará la cifra. Sé que no es tu caso pero para quien no te conozca, siempre existirá esa duda. Si alguien quiere saber tus cifras,no hay que tener problema en facilitárselas, pero de una fuente más fiable, y no de un contador. Google Analitycs o las propias estadísticas de WordPress ya son muy completas si las necesitas.

        Me gusta

      2. mamaenbulgaria

        Vaya pues yo no lo tengo para hinchar cifras… Además el contador de Blogger es tonto, me marca en dos años lo que según Analytics es del último año. En fin… lo pensaré, a ver si lo quito.

        Me gusta

    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Yo siempre entrego todos mis datos de visitas y seguidores en redes sociales, por dos motivos: primero para facilitarle el trabajo a quien me contacta y en segundo lugar porque eso es todo lo que puedo ofrecer, y si no es suficiente para establecer una colaboración mejor saberlo lo antes posible para no seguir perdiendo el tiempo.No tengo intención de mentir y decir que me leen 100 cuando me leen 10. El contador de visita lo tuve en mis inicios, pero tras la migración perdí el registro de los anteriores, había que iniciarlo desde cero con un formato horrible y por eso lo quité.

      Le gusta a 2 personas

      Responder
  7. Bea Mamadedos

    Te confesaré algo……nunca he sido yo la que ha mandado mail con propuesta….porque pienso que mi blog aún no está a la atura para según qué. Que varemos hay que tener????? Además no creo mi blog y mis post agraden a marcas….. Con lo que he largado……

    Me gusta

    Responder
    1. Lucía T.R. Autor de la entrada

      Claro es que cada blog tiene su idiosincrasia. El tuyo no está enfocado a este tipo de colaboraciones con marcas, que dependiendo de cual sea su política no querrán estar implicadas con opiniones viscerales, sinceras y polémicas. Pero tú lo asumes, haces y deshaces en tus posts como te da la gana y no vas a llorar por las esquinas porque las marcas no te quieren. El problema creo que está en querer hacer el blog que te da la gana, con mejor o peor calidad, con una temática dispersa, llegando a pocos seguidores, etc. Y luego despotricar porque nadie quiere colaborar contigo.

      Me gusta

      Responder
  8. Pingback: La gente no lee tus posts | Tengo un blog y sé cómo usarlo

Si te ha gustado, ¡COMENTA! Me encantará saber más sobre lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s